Son muchos los pacientes o futuros estudiantes de osteopatía que plantean la cuestión de qué es lo que diferencia la osteopatía de otras terapias manuales. Y la idea más extendida a este respecto es que en la osteopatía se realizan las manipulaciones osteopáticas. Para aquellos que no estéis familiarizados con las manipulaciones, éstas son unas técnicas en las que se lleva a cabo la restauración de la movilidad de una articulación que se ha podido ver afectada por diferentes causas (1).

Como digo, esto es lo que más llama la atención dentro de la Osteopatía y lleva en muchas ocasiones a la idea equivocada de que el osteópata simplemente es aquel que trata el tejido blando y luego manipula. Sin embargo, estas técnicas de manipulación no son dominio exclusivo de la osteopatía y algunas de ellas se realizan también en otras disciplinas como, por ejemplo, en la Quiropraxia (2).

Entonces, ¿qué diferencia a un osteópata, de un quiropráctico o de un fisioterapeuta? Es el enfoque holístico o global del paciente lo que nos diferencia. La osteopatía parte de una base filosófica que se apoya en los principios que Andrew Taylor Still, padre de la Osteopatía, enunció a finales del siglo XIX. Estos principios están basados en la capacidad de autocuración del organismo, en la reequilibración de la homeostasis, y en la relación entre la estructura y función. Por tanto, cuando un osteópata evalúa a un paciente, lo hace de forma global, evaluando no sólo la zona en lesión sino todas aquellas con las que se relaciona, e intentando discernir de qué forma ha podido llegar a instaurarse el problema que presenta el paciente (3).

Para ello, dentro de la osteopatía se desarrollaron diferentes tipos de abordajes con la finalidad de tratar las estructuras articulares, las viscerales o las craneales porque cuando aparece una disfunción, ésta no afecta sólo a una zona sino a múltiples (4). El cuerpo no se termina en el cuello y no le prestamos atención a la zona del cráneo y toda la musculatura que se inserta en él, o no nos olvidamos de la relación que existe entre las vísceras y su inervación que viene desde la médula espinal a través de la columna vertebral, o cómo puede influir una alteración en la posición de la pelvis para afectar a la pisada o generar un problema en la rodilla (5). Si un osteópata se limita a utilizar un tipo de estas técnicas y aplica por ejemplo, sólo tratamientos estructurales o articulares, entonces, está limitando el alcance de su tratamiento así como sus resultados.

Como dijo el médico Claude Bernard y como sostienen en el campo de la Naturopatía, “no hay enfermedades sino enfermos”, ya que en cada paciente, la misma disfunción se puede manifestar con diferentes síntomas y se ha podido instalar siguiendo un camino diferente. Por tanto, en la osteopatía no se pueden establecer protocolos estándar de tratamiento sino que para cada paciente debe llevarse a cabo un diagnóstico y estudio global, teniendo en cuenta no sólo la zona de dolor, sino sus interrelaciones así como el entorno y las circunstancias que rodean al individuo. Esto nos lleva a un abordaje multidimensional del paciente a través de la introducción del  modelo biopsicosocial que tiene en consideración tanto los aspectos biológicos del individuo como su entorno social y cultural, sus emociones, creencias, actitudes y expectativas. Aspectos todos estos que, en ocasiones, se van perdiendo en favor de un entorno más biomédico y menos centrado en el paciente (6).

En definitiva, un osteópata puede elegir tratar el tejido blando con cualquiera de la multitud de técnicas que existen, o puede elegir manipular o no manipular pero actuará como osteópata cuando al evaluar y tratar al paciente no pierda de vista la visión holística del paciente.

Prof. Eva Guerra Valenzuela.

Coordinadora del Departamento de Osteopatía Estructural, Visceral y Craneal.

Escuela Superior de Osteopatía del Grupo Thuban.


BIBLIOGRAFÍA

  1. Bodine WA. Osteopathic Manipulative Treatment: A Primary Care Approach. Vol. 99, American family physician. United States; 2019. p. 214.
  2. Lam MT, Banihashem M, Lam HR, Wan AB, Chow E. Patient experience, satisfaction, perception and expectation of osteopathic manipulative treatment: A systematic review. Int J Osteopath Med. 2019;32(April):28–43.
  3. Original T, Concept L. A.T. Still’s Osteopathic Lesion Theory and Evidence-Based Models Supporting the Emerged Concept of Somatic Dysfunction. 2016;116(10):654–61.
  4. World Health Organization. Benchmarks for Training in Osteopathy. World Health Organization; 2010. 2010.
  5. Glover J, Talsma J, Pierce-Talsma S. An Osteopathic Approach to Diagnosis and Management of Sacroiliac Joint Dysfunction. J Am Osteopath Assoc. 2018 Oct 1;118(10):e92–3.
  6. Abrosimoff M, Rajendran D. ‘Tell me your story’ – How osteopaths apply the BPS model when managing low back pain – A qualitative study. Int J Osteopath Med. 2020;35(August 2019):13–21.