La problemática de las hemorroides se ha convertido en una patología de lo más común entre la población, ya que se calcula que aproximadamente, 3 de cada 4 adultos sufrirán hemorroides de vez en cuando a lo largo de su vida.  Esto nos indica, que la mayor parte de la población debería de estar interesada en conocer en qué consiste realmente su problema, por qué le sucede y, sobre todo, tener a su disposición herramientas eficaces que le puedan ayudar a prevenir y aliviar su patología.

Vamos a aprender el mecanismo y la causa que siguen las hemorroides y así vamos a entender perfectamente porqué se aplican los tratamientos que se aplican y a comprender el mecanismo de las propuestas que nos hace la naturopatía para abordar este tipo de patologías para así entender el porqué de su eficacia.

Lo primero de todo, vamos a describir brevemente en qué consisten las hemorroides y su clasificación para poder identificarlas.

Vía: infovisonrd.com

Las hemorroides ocurren cuando las venas del ano o de la parte final del recto se hinchan. Tenemos dos tipos de hemorroides, las internas y las externas.

  • Las hemorroides internas son las que se sitúan dentro del ano, justo cuando empieza el recto. Normalmente no son visibles, pero sí que las podemos ver si se produce un prolapso, es decir, se salen.

Este tipo de hemorroides no suele doler (sólo si están prolapsadas), pero sí que puede provocar sangrado durante las deposiciones sobre todo si se hace esfuerzo.

  • Por otro lado, tenemos las hemorroides externas. Éstas se producen debajo de la piel que rodea al ano y son visibles a simple vista.

Este tipo causa picazón e irritación en la zona, molestias o dolor, hinchazón, son muy incómodas a la hora de limpiar la zona después de la defecación y pueden causar sangrado.

¿Y por qué se producen estas alteraciones en el ano y el recto?

Normalmente las hemorroides son el resultado de un aumento en la presión que se ejerce sobre el ano, por ejemplo, durante el parto, el embarazo o el estreñimiento. Esta presión provoca que los tejidos anales se hinchen y se produzcan las hemorroides. Aunque normalmente la causa no se puede conocer con exactitud, tenemos distintas causas que las provocan:

  • Hacer esfuerzo durante las deposiciones. Ir al baño no debería de ser un esfuerzo.
  • Estar sentado durante largos periodos en el inodoro.
  • Diarrea de manera crónica o estreñimiento.
  • Una dieta baja en fibra.
  • Obesidad.
  • Embarazo.
  • Levantar objetos pesados con regularidad.
  • Ciertas enfermedades hepáticas como la cirrosis.
  • Falta de tono

A medida que vamos envejeciendo, nuestro riesgo de sufrir hemorroides aumenta debido a que vamos perdiendo elasticidad en los tejidos de todo nuestro cuerpo, y los tejidos que sostienen las venas en el recto y el ano pueden verse afectados por esta falta de elasticidad. Lo que nos hace más propensos a tener hemorroides.

Si no necesitas una operación quirúrgica para solucionar el problema con las hemorroides, cosa que va a valorar el médico, éste, puede sugerirte distintas cosas como cremas, ungüentos o supositorios de venta libre que contengan hamamelis, hidrocortisona o lidocaína que alivien temporalmente el dolor o la sensación de quemazón. Pero algunos de estos productos como la hidrocortisona no deberían de ser utilizados por más de una semana debido a sus efectos secundarios. Este tipo de medidas son eficaces para tratar los síntomas que se manifiestan en las hemorroides, pero no tratan la causa del problema.

Según los principios y abordajes que posee la naturopatía, ante cualquier patología no abordaremos sólo los síntomas, sino que, actuaremos para aliviar los síntomas, pero es importante abordar las causas para que el episodio no se vuelva a repetir y tengamos hemorroides de repetición. Por lo tanto, las recomendaciones que vamos a dar van a abordar la sintomatología de las hemorroides para que podamos notar bienestar en un corto plazo de tiempo y también las causas para intentar que no se repitan.  Vamos a exponer aquí nuestras recomendaciones:

1. Mejorar el transito intestinal para evitar los episodios de estreñimiento y los esfuerzos al defecar. ¿Cómo lo hacemos?

Por un lado, vamos a restablecer la ingesta de la fibra. Haremos una evaluación de nuestro consumo de fibra para determinar si necesitamos aumentar su ingesta. Es aconsejable mantener un consumo razonable de fibra más que aumentar su ingesta de manera desproporcionada, debido a que no todos los intestinos pueden soportar una ingesta masiva de fibra y pueden aparecer efectos indeseados como un cólico de gases.

Una de las causas más comunes del estreñimiento suele ser un consumo de fibra insuficiente, por ello, debemos aumentar su consumo, pero siempre de manera razonable. Existen dos tipos de fibra, la soluble y la insoluble, deberíamos ingerir los tipos dado que una favorece el tránsito intestinal y la otra actúa como prebiótica entre otras funciones. Por lo que nos beneficia que nos aseguremos una ingesta de los dos tipos. Los alimentos ricos en fibra (algunos más que otros) son muy fáciles: frutas, verduras, legumbres, granos enteros, algunos frutos secos y semillas.

Puede ser de ayuda consultar la Base de Datos Española de Composición de Alimentos.

vía: infografiasyremedios.com

Recuerda también consumir la cantidad recomendada de agua conforme a tu edad y necesidades.

Por otro lado, podemos aconsejar la ingesta de probióticos durante un mes para restablecer una microbiota sana para ayudar a que nuestra salud intestinal sea óptima reforzando también así nuestra capa de la mucosa intestinal con productos de probióticos que tengan en su composición componentes como aloe vera o cúrcuma que ayudan a promover una mucosa intestinal sana.

2. Mejorar el tono venoso con la acción de un flebotónico para conseguir prevenir la aparición de hemorroides. Como hemos explicado antes, las hemorroides son el resultado de una dilatación y distorsión anormal del canal vascular, por lo que utilizar plantas flebotónicas ricas en flavonoides, cuya acción farmacológica consiste en reducir la estasis venosa, suprimir la inflamación local, mejorar el tono venoso y la salida linfática es una opción muy recomendable.

Se ha demostrado que varios extractos de plantas mejoran la microcirculación, el flujo capilar y el tono vascular, y fortalecen el tejido conectivo del sustrato amorfo perivascular. La suplementación oral con castaño de indias (Aesculus hippocastanum), rusco (Ruscus aculeatus), hamamelis (Hamamelis virginiana) o la vid roja (Vitis vinifera) que presentan un alto contenido en un principio activo, los flavonoides, responsables de esta acción venotónica puede prevenir complicaciones costosas, dolorosas y que consumen mucho tiempo de las venas varicosas y las hemorroides.

Vía: demedicina.com

3. Utilizar aplicaciones locales para mejorar la sintomatología. Para poder abordar las hemorroides con una propuesta completa necesitamos tratar la causa y la sintomatología para que la persona que sufre esta patología pueda notar una mejora a corto plazo y pueda seguir desarrollando su vida de manera normal a la vez que disminuye las posibilidades de que vuelvan a aparecer.

Tenemos una técnica de hidroterapia a nuestro alcance que nos va a ayudar muchísimo a aliviar la sensación de quemazón y nos hará mejorar el tono venoso a la vez. Se trata de los baños de asiento. Consiste en sentarse en un recipiente lo suficientemente grande con un nivel de agua tibia que cubra o llegue a la región glútea durante 10/15 min 2 o 3 veces al día. En el agua podemos añadir un cocimiento de plantas medicinales con propiedades flebotónicas como el castaño de indias, el rusco, la vid roja o una de las más conocidas para tratar las hemorroides, la hamamelis.

 

  • A la hora de limpiarnos después de las deposiciones, es aconsejable que no lo hagamos con papel higiénico y optemos por las toallitas húmedas. Podemos encontrar en el mercado toallitas húmedas destinadas a la higiene y el cuidado de la zona anal cuando se presentan hemorroides. Para alguien con este tipo de problemas, el defecar puede ser pasar un mal rato, y después tiene molestias muy incómodas y sensación de quemazón, por lo que el uso de estas toallitas nos puede aliviar este proceso bastante ya que en su composición contienen extracto de aloe vera, extracto de castaño de Indias y extracto de hamamelis. Además de tener un tacto suave y fresco que nos alivia la zona, nos favorece a modo tópico las opciones orales de plantas medicinales.

Usar de forma tópica supositorios, pomadas o hidrolatos que tengan en su composición todas estas plantas que tienen eficacia probada por estudios científicos. Nos ayudan a reforzar la acción de las otras medidas que tomemos por vía oral y nos ayudará a rebajar los síntomas y molestias a modo tópico:

            • Hamamelis (Hamamelis virginiana)
            • Castaño de indias (Aesculus hippocastanum)
            • Rusco (Ruscus aculeatus)
            • Vid roja (Vitis vinifera)
            • Mirtilo (Vaccinium myrtillus)

Depende del estado en el que se encuentren nuestras hemorroides, pero normalmente, con la aplicación de todas estas medidas, los síntomas suelen desaparecer en un plazo de una semana aproximadamente.

Debemos comprender que la naturopatía nos ofrece herramientas muy eficaces que han sido estudiadas por métodos científicos, que las plantas medicinales que son destinadas para este tipo de patologías han sido sometidas a estudios en cada uno de los laboratorios de calidad que ofrecen productos compuestos de varias de ellas destinados a las hemorroides. Y todo aquel que sufre este problema, sabe perfectamente que son incómodas e incluso muy dolorosas, por ello, debemos de adoptar algunos cambios de vida que nos ayuden a superar y prevenir este tipo de problemas. Además de adoptar una dieta equilibrada consumiendo de forma razonable fibra y agua y tomando medidas higiénicas como los baños de asiento, las pomadas de uso tópico o la ingesta de plantas medicinales para mejorar nuestra salud venosa, no debemos de olvidar que el EJERCICIO (adecuado a cada uno de nosotros) siempre nos ayudará a mejorar nuestra salud general, nos mejora el tránsito intestinal, nos optimiza EL metabolismo y tiene un efecto muy positivo en el tono de nuestras venas. Nuestras venas necesitan de nuestro movimiento para poder estar en forma y que el retorno venoso sea lo más favorable posible. Así que ya sabes, poco a poco adopta este tipo de medidas que ayuden a tu salud, que te ayuden a ti y que mejoren tu calidad de vida.

Vía: sistemasaludable.com

Advertencia: algunas de las plantas medicinales arriba expuestas tienen interacciones con medicamentos por lo que debe de consultar a un naturópata que son los expertos en salud natural y le va a aconsejar de forma más personalizada según cada caso particular. Estas recomendaciones no le eximen de consultar a su médico.


Información elaborada por Elena Cerro, colaboradora de la Escuela Superior de Naturopatía del Grupo Thuban.