Las terapias naturales como la osteopatía pueden ayudar también para favorecer la cicatrización, mejorando tu salud también a nivel estético.

osteopatia

Es difícil encontrar alguien que no tenga alguna cicatriz. ¿Quién no se ha hecho un corte, ha tenido un traumatismo, una quemadura, quizá una operación….? Los piercing o los tatuajes, tan de moda en los últimos años, son un ejemplo de cicatrices en el cuerpo que quizá no habíamos considerado.

En principio, las cicatrices pueden parecer sólo una cuestión de estética. Sin embargo, sus consecuencias en el organismo son más profundas de lo que podemos creer y pueden llegar a  limitar distintas funciones de nuestro cuerpo sin que nos demos cuenta. 

¿Qué son las cicatrices?

Antonio Ciardo, profesor del departamento de Osteopatía de Philippus Thuban, nos explica con más profundidad lo que son las cicatrices, cómo las aborda la Osteopatía y cómo influyen en nuestro organismo.

Según comenta Antonio Ciardo, “una cicatriz es un estado no fisiológico del proceso de recuperación de una herida. La cicatriz  puede ser de tres tipos: hipertrófica (HS) que es abultada, cicatriz queloide (KS), que se extiende más allá de la zona afectada y cicatriz atrófica (AS) más superficial y esacasa. Una vez que se ha generado una ciatriz, su persistencia se puede deber a diferentes razones: una predisposición genética, la edad, un factor idiopático (es decir desconocido), un exceso de estímulo neuroinflamatorio, un exceso de neuropeptidos (que son pequeñas proteínas que actúan como neurotransmisores en el sistema nervioso), un exceso de arco reflejo a nivel medular así como de una tensión anómala de las fibras cicatrízales respecto a las de la lesión original”.

La falta de extensibilidad del tejido y la puesta en tensión constante de las estructuras pueden tener implicaciones, ya no solo estéticas, sino también funcionales: por ejemplo,  las cicatrices al extirpar un riñón pueden estar asociadas a escoliosis. El tejido se adapta a la tensión y nuestra postura cambia. A veces las adherencias a raíz de una operación pueden llegar a restringir el movimiento de las vísceras, lo cual afecta a su función y puede provocar otros síntomas como estreñimiento, dolor….

Cómo ayuda la osteopatía en la cicatrización

En este sentido es en el que la Osteopatía se diferencia  de otras terapias manuales al insistir en la importancia de ver al paciente en toda su globalidad y no sólo la estructura de dolor con la que llega a la consulta.

La piel es “eléctricamente activa” en cuanto que no solo es un órgano táctil, sino que contiene luz y líquidos. Es el órgano más extenso por superficie (1.8m2). Envía y recibe información por todo el cuerpo (postura) y está en continuo cambio (homeostasis).

Antonio Ciardo,  explica como “una tensión anómala de las fibras cicatrízales genera una tensión mecánica que es percibida por diferentes tipos de receptores: los mecanoreceptores y mecanosensores (que tratan con la información de modificación mecánica) los nocireceptores que controlan la información del dolor. La alteración genera una transmisión de señales no fisiológicas y produce lo que se llama arco reflejo patológico”.

La fascia, estructura de tejido conectivo membranosos muy resistente que soporta protege y da forma al organismo, se extiende por todo el cuerpo como una red tridimensional y conecta y envuelve todas las estructuras corporales. “Como la piel”, apunta Antonio Ciardo, “la fascia también se puede ver lesionada por una cicatriz y la misma fascia (y las vísceras) son ricos de receptores y contienen fibras contráctiles que pueden producir espasmos y en consecuencia, disfunción y dolor”

Adherencia = Cicatriz

Una lesión fascial provoca una disfunción fascial (de la estructura) que puede llevar a una alteración fisiológica (de la función).Una alteración fisiológica en cualquier parte del cuerpo puede provocar un resentimiento del tejido conectivo.

La sintomatología se puede encontrar en la misma zona de la lesión o en contrasto en una zona más alejada, cuando no existe capacidad de adaptación al factor de estrés (lo que se llama resiliencia).

La Osteopatíaa través de sus técnicas es capaz de trabajar la cicatriz y como resultado desencadenar un proceso de cambio que favorece al cuerpo en su autorregulación”, concluye Antonio Ciardo.

Antonio Ciardo es titulado Superior en Terapias Naturales por el Real Centro Universitario Escorial Maria Cristina (RCU), en la especialidad: Osteopatía y Vicepresidente de la OCOE (Organización Colegial de Osteópatas de España). En su formación destacan el postgrado en “Pain Management” por la facultad de Medicina de Cardiff y en “Cuidados Paliativos” por el Servicio Nacional Ingles (NHS). Experto en Osteopatía Visceral (Barral Institute), experto en Osteopatía Cráneo-Sacral (Upledger Institute) experto en Hombro Congelado (Niel Asher Tecnique ®). También es doctor en Economia (Universidad La Sapienza-Roma), entrenador Personal (IFBB), masajista deportivo y quiromasajista. Desarrolla su actividad centrándose en una visión de abordaje al “TOTAL PAIN / DOLOR TOTAL” de la persona que le ha permitido conseguir prestigiosos galardones internacionales sobre la Excelencia y el Mérito en el Trabajo.