Resultado de imagen de EVA GUERRA PHILIPPUS THUBAN

Eva Guerra es osteópata y una de nuestras expertas más volcadas en la misión de educar a los futuros profesionales de la salud natural y la medicina integrativa, aquellos que quieran estudiar osteopatía y obtener un título superior.

Como coordinadora del Departamento de Osteopatía, nos acerca hoy a una visión educativa de los estudios de Osteopatía. 

La hemos entrevistado acerca de lo que implica esta formación y nos ha hecho ver que el proceso de aprendizaje es tan holístico como lo son la propia disciplina y su práctica clínica.

Estudiar Osteopatía supone un largo camino de crecimiento personal e intelectual.

Nuestro alumnado ha de adquirir y progresar en numerosos conocimientos especializados de manera simultánea, realizando un constante viaje de ida y vuelta entre lo que se aprende y lo que se puede aplicar.

Descubre, a través de esta entrevista, cuáles son tus fuertes como estudiante y cuáles podrían ser tus retos como potencial alumno de Philippus Thuban y futuro osteópata profesional.

PREGUNTA: ¿Qué consejo le darías a una persona que quiera estudiar osteopatía durante cuatro años?

RESPUESTA: Pues creo que ha escogido una carrera con una gran proyección profesional dentro del mundo de las terapias, y verá que tiene un mundo por descubrir con sus múltiples aplicaciones. Así que mi consejo es que intente aprovecharla al máximo y sacarle todo el partido desde el primer curso, ya que es un conocimiento acumulativo durante los 4 años y por tanto es muy importante sentar unas buenas bases.

P: ¿Qué actitudes y hábitos de estudio pide esta carrera?

R: Para ser un buen osteópata es imprescindible dominar la anatomía, la fisiología y la biomecánica y después aplicar todo esto a la práctica clínica, por tanto, el alumno debe acostumbrarse desde el principio a combinar el estudio teórico y práctico. El uno sin el otro no tienen sentido.

P: ¿Con qué baches te encuentras durante su estudio?

R: Al ser una formación en la que hay que practicar mucho, al alumno le puede resultar difícil enfocar esta parte y encontrar el tiempo y los pacientes para llevar a cabo sus prácticas. Por eso, desde la escuela hemos iniciado la asignatura de Practicum desde el primer curso para ayudar al alumno en esta labor, guiándole en sus prácticas y trabajos.

P: ¿Qué dificultades de aprendizaje implica?

R: Al principio, sobre todo en el primer curso, hay alumnos a los que les puede resultar un poco compleja la formación, puesto que todos los conocimientos son nuevos y múltiples, pero una vez que se van asimilando y se avanza en la formación, todo es más sencillo. También es importante tener siempre las estructuras que se están trabajando en la cabeza, por lo que hay que desarrollar una buena visión espacial, y esto nos siempre es sencillo para todos. Por suerte, hoy en día hay una gran cantidad de aplicaciones de visualización anatómica en el mercado, lo que facilita mucho la labor.

P: ¿Necesitas preparación física o intelectual de algún tipo para hacerla?

R: Durante la carrera se aprenderá todo lo necesario para llegar a ser un buen osteópata, por lo que no hace falta ninguna preparación especial, sólo entusiasmo y dedicación para llevarla a cabo.

P: ¿Qué cosas ayudan a cursarla mejor o a convertirte en un buen osteópata?

R: Puesto que es una terapia holística, lo más importante aunque también lo más complicado, es aprender a valorar al individuo de forma global, tratando de encontrar el origen de su disfunción y no tratando sólo lo evidente. Esto requiere hacer una anamnesis completa y una buena exploración y diagnóstico y, con esta información, elaborar una estrategia de tratamiento acorde al caso. Esto es lo que pretendemos que los alumnos aprendan a lo largo de los 4 años y es lo que creemos que distingue a un buen osteópata.

 

¿Quieres saber más sobre las muchas aplicaciones de la Osteopatía? Aquí tienes uno de nuestros artículos: