Aunque muchos de nosotros podamos asociar el uso de orégano únicamente a la pizza o la pasta, lo cierto es, que el orégano, y en concreto la extracción de su aceite esencial, nos ofrece unas propiedades asombrosas que seguramente a todos nos van a sorprender. Te invito a descubrir el increíble mundo del aceite esencial de orégano

Los aceites esenciales los obtenemos mediante dos métodos:

  • La destilación por arrastre de vapor.
  • La extracción por presión en frío.

Mediante estos dos métodos podemos separar el aceite esencial del resto de componentes que forman la planta y así, poder disfrutar de sus usos y propiedades.

Las propiedades terapéuticas de los aceites esenciales las podemos explicar gracias algo que llamamos quimiotipo. El quimiotipo de un aceite nos dice la molécula principal y qué se encuentra en más cantidad en la composición de ese aceite. Esto es algo que nos va a permitir saber cuáles son sus propiedades principales y el principio activo. Por ejemplo, el orégano quimiotipo carvacrol nos dice que ese orégano va a tener propiedades antibacterianas muy potentes. ¿Por qué? Porque sabemos que el carvacrol tiene una función antibacteriana muy marcada.

De este modo, que un aceite esencial esté quimiotipado nos puede dar mucha información sobre la obtención del producto y darnos cierta seguridad a la hora de usarlo de modo terapéutico (no todos los aceites quimiotipados nos dan una seguridad, también hay que mirar que el laboratorio que trabaja con ellos sea un laboratorio de calidad).

vía: Bonnieplants.com

Sabiendo esto, ya podemos comprender un poquito más todo lo que nos pone en el etiquetado de un aceite esencial y podemos usarlo de forma más consciente.

El aceite esencial de orégano (origanum compactum- origanum vulgare) (quimiotipo timol/ carvacrol) tiene las siguientes propiedades:

 

              • Antibacteriano muy potente.
              • Antiviral y estimulante inmunitario.
              • Fungicida (elimina los hongos e impide su crecimiento).
              • Antimicobacteriano.
              • Tónico general, estimulante físico, mental y sexual.

 

Indicaciones del aceite esencial de orégano:

  • Infecciones bacterianas, virales y parasitarias:
  • De los tejidos cutáneos: acné, micosis, sarna, tiña, absceso.
  • De las vías respiratorias: bronquitis, anginas, gripe, sinusitis.
  • De las vías urinarias: nefritis, cistitis.
  • Del aparato digestivo: disentería, amebiasis, enterocolitis.
  • De los ganglios linfáticos: adenitis.
  • Fiebres tropicales: tifus, paludismo.
  • Astenia profunda y agotamiento del sistema nervioso.

Vía: medicinapreventiva

Estudios que demuestran su eficacia científicamente

Para poder determinar todas estas indicaciones, los laboratorios que trabajan con aceites esenciales han tenido que someterlos a miles de ensayos clínicos y de estudios con el fin de podernos asegurar tanto sus propiedades como su eficacia y seguridad.

Además de los estudios que nos puedan ofrecer los laboratorios, existen estudios científicos procedentes de grandes investigadores que nos siguen proporcionando fiabilidad sobre la evidencia científica que nos aporta el uso terapéutico del aceite esencial de orégano.

Tenemos estudios que avalan la eficacia del aceite esencial de orégano como tratamiento alternativo frente a infecciones vaginales por Candida albicans, también tenemos estudios sobre su potente actividad antifúgica debido a sus potentes agentes antimicrobianos frente a la Malassezia furfur y las propiedades del aceite para la cándida oral.

También debemos de tener en cuenta que existen estudios que nos abren la puerta para utilizar el aceite esencial de orégano como tratamiento complementario frente a la COVID-19, ya que puede actuar de forma muy eficaz frente a otro tipo de coronavirus como la gripe obteniendo grandes resultados.

Existen aromatogramas (análisis de biología clínica que prueba un aceite esencial en un medio de cultivo adecuado para el desarrollo de la bacteria patógena y observa si puede desarrollarse o no este germen nocivo) que nos demuestran que las bacterias que causan la cistitis no pueden ni siquiera crecer en presencia del aceite esencial de orégano.

Vía: LaVanguardia

Una línea de acción muy interesante para el uso terapéutico del orégano es la actual problemática que tenemos frente a la resistencia a los antibióticos. El aceite esencial de orégano ha demostrado su eficacia frente algunas infecciones que han sido tratadas con antibióticos que han generado resistencia y no han podido ser eliminadas.

Vía: RevistaDosis

Los investigadores de la universidad de Córdoba nos han mostrado con estudios científicos que se puede recomendar el uso de aceite esencial de orégano cuando los antibióticos han creado resistencia y hay que subir la dosis, esto, no siempre es recomendable. Por lo que dicen que podemos utilizar el aceite dado que tiene la capacidad de no crear resistencia frente a bacterias tan mutables y difíciles de eliminar como la salmonela.

Una de las principales ventajas del aceite frente a los antibióticos, es que el aceite es considerado un “eubiótico” en vez de un antibiótico, es decir, que tiene la capacidad de eliminar las bacterias “malas” únicamente. Es bien sabido que los antibióticos barren y eliminan las baterías de la microbiota intestinal indiscriminadamente y esto, es lo que nos puede producir esos efectos secundarios como las diarreas o el desequilibrio del sistema inmunitario que se traduce en infecciones urinarias o vaginales posteriores a la toma del tratamiento.

Vía: infoescola

Con todas estas ventajas, cuesta creer que el aceite esencial de orégano no forme parte del botiquín terapéutico habitual de una farmacia.

Advertencia y precauciones de uso: debemos tener muchísima precaución con este aceite esencial, es un aceite muy potente y debido a sus propiedades es dermocáustico (irritante del tejido cutáneo) por lo que debemos de aumentar las precauciones para su manejo. Si el aceite esencial lo diluimos (como máximo al 20%) en uno vegetal como el aceite de oliva, podemos aplicarlo por vía externa. Evite el contacto con los ojos. No está recomendado en menores de 7 años, embarazo ni lactancia.

Existen laboratorios que nos ofrecen cápsulas con el aceite ya diluido y preparadas para su uso.

Toda esta información sobre el aceite esencial de orégano no lo exime de tomar su tratamiento médico convencional. Para cualquier consulta sobre un tratamiento con este aceite debe consultar a un naturópata y a su médico.


Información elaborada por Elena Cerro, colaboradora de la Escuela Superior de Naturopatía del Grupo Thuban.