Las Flores de Bach es un sistema terapéutico incluido por la OMS (Organización Mundial de la Salud), en 1976, en el grupo de medicinas alternativas. En 1983, también fue incluido por el mismo organismo en un estudio publicado y dirigido a las administraciones sanitarias, para dar a conocer esta terapia perteneciente a la medicina tradicional.

Es además una herramienta de autoconocimiento que permite recuperar el equilibrio del Ser, descubrir el significado de los signos y síntomas y la relación de estos, con lo que se vive, se siente y se piensa en el momento en el que aparecen, para así descubrir el sentido evolutivo de la enfermedad.

Parafraseando al Dr. Bach, si el ser humano está sano será feliz, ya que la infelicidad es el origen de la enfermedad porque la Personalidad se ha desviado del Alma. De esta manera se ha dejado de ser Fiel a Uno Mismo.

Con las Flores de Bach podemos investigar qué facetas de nuestra vida generan infelicidad, porque ayudan a desarrollar la sinceridad y honestidad para que el Alma a través de la Personalidad, realice el «trabajo» necesario (vocación), que complete el aprendizaje, que a su vez facilite el desarrollo de la virtud que permita vivir desde Ella.

Esa es la única misión, que al nacer, cada Ser ha venido a completar. Para dicho aprendizaje es necesario nacer con una forma corporal, en un ámbito social y familiar y con una personalidad determinada, lo que favorecerá el camino a realizar.

Cada uno de nosotros ha venido a desplegar unas cualidades que ayuden a transitar el camino vocacional para expresarse en Plenitud. Todo Ser ha venido a hacer una obra («trabajo»), de una forma concreta y eso es precisamente la Vocación.

Todo aquello que aparte de este camino es motivo de desequilibrio, infelicidad y de enfermedad.

Para asistirnos en él, tenemos este modelo terapéutico, filosófico y espiritual que está constituido por las Flores de Bach, que utilizamos como una gran herramienta dentro de nuestra consulta de Naturopatía.

El aprendizaje nos pone delante dos posibilidades de acción frente a una misma circunstancia. Desarrollar la Responsabilidad para Aceptarla o desplegar la Fe para Cambiarla.

Para guiarnos en este camino tenemos los 38 Remedios Florales de Bach, que ayudan a conectarnos con nuestro Ser Superior, para conocernos de una manera más profunda y así poder tomar la decisión desde nuestra necesidad de evolucionar.

Estos remedios son patrones lumínicos con una frecuencia de vibración que conectarán con el cuerpo energético, donde comenzarán a actuar. Al existir una unión entre las diferentes partes del Ser, el efecto producido influirá en el cuerpo mental, emocional y físico. Por eso las Flores de Bach son un sistema terapéutico integrativo que incidiendo sobre una parte genera efectos en el Todo.

Prof. Eva Rodríguez Rodríguez.

Escuela Superior de Naturopatía del GRUPO THUBAN.