La terapia psicoenergética y los tres pilares de la salud: cuerpo, mente y espíritu

/, Otras Terapias Naturales, Sin categoría/La terapia psicoenergética y los tres pilares de la salud: cuerpo, mente y espíritu

La Terapia Psicoenergética es una terapia global que se ocupa de los tres pilares de la salud, cuerpo, mente y espíritu, de forma integrada, a través del equilibrio del sistema energético vital y de las mejores formas de Sanación, psicoterapia y terapia energética.

En el siguiente artículo José Ramón Lobo Rico, director y profesor del Postgrado en Terapia Psicoenérgetica de Philippus Thuban, reflexiona sobre algunos de los patrones y conflictos que desequilibran y enferman al ser humano actualmente y sobre cómo la Terapia Psicoenergética puede ser un camino para recuperar el equilibrio y la salud:

Dentro de las terapias naturales, la Naturopatía, la Acupuntura o las Terapias Manuales (como la Osteopatía por ejemplo) entre otras, se ocupan con gran efectividad de la parte física del ser humano, el cuerpo. De la mente se ocupan toda la variedad de psicoterapias que actualmente existen y algunas de ellas, como la rama de la psicoterapia avanzada humanista, también con gran efectividad. Y de la vida espiritual se ocupan normalmente los movimientos de la nueva espiritualidad, las religiones o la psicoterapia profunda y transpersonal, además de la Terapia espiritual.

Terapia psicoenergética

La Terapia Psicoenergética entiende que la integración de estas tres partes en el ser humano es evidente, aunque en la cotidianeidad actuamos de forma separada. Vivimos separados de nuestro cuerpo, al que le tenemos más miedo cada día, no sea que nos la juegue y contraiga cualquier enfermedad o tumor.

Vivimos vinculados a nuestra mente

Vivimos de forma inconsciente,  separados de nuestra parte espiritual, de nuestro ser interior, al cual no reconocemos, ni prestamos atención alguna, pese a ser nuestra pura esencia y conciencia. Y,  sin embargo, vivimos vinculados completamente a nuestra mente, que es la mente artificial de nuestro yo, de nuestra personalidad del ego, de la cual nos fiamos completamente y la consideramos, nuestra verdadera realidad humana.

Del protagonismo constante de la mente artificial de la personalidad en nuestras vidas se derivan la inconsciencia, las enfermedades, los trastornos de la salud, el dolor y el sufrimiento humanos.

Problemas y traumas emocionales

Los conflictos y las fuertes contrariedades con las que vivimos, la inaceptación de la realidad cotidiana  y de nosotros mismos y la forma inconsciente de vivir representan la fuente principal de perturbación de nuestro equilibrio orgánico y energético. Éstas experiencias vividas, desencadenan patrones mentales que hacen luchar a nuestro yo contra la realidad de la vida y  generan emociones nocivas como el miedo, la ansiedad, la ira, el odio, el rencor, la vergüenza, la obsesión, la culpa, la depresión o la infelicidad.

Cada patrón mental conflictivo y cada emoción negativa, si alcanzan una determinada intensidad, amplitud y consolidación, se instalan como información patógena dentro de nuestro organismo. De esta manera, quedan fijados en nuestras estructuras físicas y energéticas, en los canales de información como son los meridianos energéticos, en los chacras mayores o menores, o en nuestro cuerpo energético representado en el aura humana.

Todos los pensamientos y sentimientos nocivos generados por conflictos, emiten patrones de frecuencias que no encajan con nuestra armonía vital y con nuestra conciencia pura, y actúan como verdaderas toxinas desequilibrando nuestro sistema energético y alterando sus patrones vibratorios. A la vez esto se traduce en disfunciones orgánicas y en desorganización de las estructuras vitales de nuestro cuerpo.

Como se sabe, el factor mental es una de las causas principales de la enfermedad, de la disfunción orgánica y el dolor. La otra causa es el deterioro de nuestro organismo por una errónea relación con el medio físico: mala nutrición, energías electromagnéticas patógenas, contaminación o hábitos nocivos de vida.

La Terapia Psicoenergética como sistema para paliar los conflictos mentales

La Terapia Psicoenergética es un sistema perfecto para conocer e identificar los procesos mentales, y para ver si son disfuncionales y como impactan sobre el cuerpo, creando disturbios energéticos, orgánicos, dolor físico y sufrimiento. Pero, al mismo tiempo, la Terapia Psicoenergética nos sirve para conocer cómo, cada conflicto con la vida producido por la mente del ego, afecta a nuestro organismo a través de su sistema energético vital, meridianos, chacras y campo energético, desequilibrándolo y alterándolo. 

La formación  en Terapia Psiconergética de Philippus Thuban se desarrolla en uno o dos años y en ella se agrupa, suma y sintetiza, una selección de las mejores técnicas y sistemas de curación conocidos hasta hoy. La Terapia Psicoenergética utiliza un gran número de técnicas y terapias, creando un método de tratamiento y diagnóstico sencillo y profundo, que puede sumarse y ser compatible con cualquier otro tipo de terapia natural, sea ésta manual, energética, psicoterapéutica, naturopática o biológica.  También es  ideal para aquellas personas que buscan conocer la mente y la Terapia para el propio crecimiento personal y desarrollo de una nueva conciencia.

Conoce el programa formativo y las características del curso de Terapia Psicoenergética
José Ramón Lobo RicoDirector y profesor del Postgrado en Terapia Psicoenérgetica de Philippus Thuban
Naturópata desde hace más de 31 años, kinesiólogo y acupuntor, José Ramón Lobo se adentró en el campo de la Terapia, de la Psicosomática y la Psicoterapia energética. Así es como, hace 8 años, viendo que  era necesario tratar la salud humana de una manera global y profunda,  que abarcara no solo la parte física, biológica y nutricional, sino también la parte mental, energética y espiritual, desarrolló la Terapia Psicoenergética.
2018-11-08T10:57:55+00:00noviembre 6th, 2018|Categories: Noticias Ph-Thuban, Otras Terapias Naturales, Sin categoría|Tags: , |