La primavera; momento de alergias, momento de antihistamínicos,…¡o no!

/, Otras Terapias Naturales, Patologías/La primavera; momento de alergias, momento de antihistamínicos,…¡o no!

El mercado de los antihistamínicos está cercano a los 90.000 millones de euros, todo un negocio basado en eliminar síntomas. La medicina integrativa o natural ofrece una alternativa real y más sana para los casos más comunes al abordar no sólo el síntoma sino también los motivos coadyuvantes. Una visita al naturópata a tiempo puede ayudar a reducir o eliminar los antihistamínicos  y, con ello, sus indeseables efectos secundarios.

Pues finalmente ha llegado el día 20. Puntual. Como todos los años. Muchos son los que se alegran y comienzan a pensar en los bonitos días que nos esperan. El aumento de las horas de luz y de temperatura, además de otros factores, tiene un efecto benéfico sobre todos los seres vivos que ven cómo “su sangre se altera”. A pesar de todo, la primavera no es del agrado de todo el mundo: es el periodo del año en el que las alergias se manifiestan con mayor incidencia y, en muchos casos, con una virulencia que puede llegar a limitar la vida de quien la sufre.

Se estima que un 35% de la población sufre de algún tipo de alergia; una cifra que aumenta paulatinamente y que se estima llegará al 50% y que genera un pingüe negocio: En el año 2016 el mercado de los antihistamínicos sistémicos se estimaba en 89.412 millones de euros, una cifra nada desdeñable. Y es que estos productos junto con los analgésicos son los medicamentos más utilizados…con o sin receta médica. El hecho de que las únicas alternativas que tengan los alérgicos sean las vacunas o los mencionados antihistamínicos parece condenar a la mitad de la población a asumir una cronificación del problema y a un alto gasto económico. Y es que, los antihistamínicos no son curativos, es decir, sólo eliminan (en mayor o en menor medida) los síntomas. Prueba de ello es que, con excepción de los casos extremos, la mayoría de los antihistamínicos se prescriben sin identificar el elemento concreto que genera dicha alergia; una falta total de diagnóstico personalizado del problema para, evidentemente, tratarlo con productos estándar.

Y es que el problema de la alergia no es el agente que la causa (el polen, los ácaros, las gramíneas,…entre otros) sino el desequilibrio de nuestro propio sistema inmune del que, generalmente, no nos ocupamos porque nos parece más fácil eliminar el síntoma que cuidarlo y prepararlo. Nuestra forma de vida, el “aislamiento” de una sociedad urbana que  pasa muchas horas en espacios cerrados, la contaminación, los alimentos con más pesticidas y alteraciones genéticas, los productos químicos con los que limpiamos nuestras casas o nuestra ropa,..etc. pueden ser coadyuvantes a dicho desequilibrio. ¿Qué pasaría, entonces, si la llamada alergia no fuera más que una reacción a un entorno más tóxico? ¿Seguiría tomando más químicos? Si bien es cierto que en algunos casos agudos la toma de antihistamínicos es la terapia más apropiada, no es menos cierto que en la gran mayoría éstos pueden ser evitados mediante una consulta de  naturopatía, homeopatía, medicina china – acupuntura  o kinesiología. Además, en cualquier caso, la medicina integrativa en casos extremos es mucho más eficaz y sana que el uso de productos químicos.

Recientemente La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica nos previene que esta primavera puede ser más intensa, en la alergia al polen que la de 2017. Si Ud. es alérgico no espere a tener los síntomas, visite a un profesional de la salud y expóngale su caso para que defina su plan personalizado que no sólo le limpie de toxinas sino que le ayude a eliminar / reducir los síntomas de su alergia mediante medios naturales. ¿Por qué no lo intenta? No tiene nada que perder, sólo unas cuantas pastillas que, a lo mejor, no le hacen falta.

 

2018-05-27T10:31:15+00:00marzo 22nd, 2018|Categories: Noticias Ph-Thuban, Otras Terapias Naturales, Patologías|