La osteopatía craneal: una terapia para recuperar el equilibrio y liberarse de dolores y estrés

/, Osteopatía/La osteopatía craneal: una terapia para recuperar el equilibrio y liberarse de dolores y estrés

La osteopatía craneal, es eficaz contra trastornos tan frecuentes como el estrés, las migrañas o los problemas de espalda. Se trata de una terapia natural que consigue de una manera eficaz y no invasiva que el organismo recupere su equilibrio y active su propio mecanismo de curación. Esta técnica osteopática, que actúa sobre las articulaciones del cráneo, es cada vez más demandada tanto por pacientes como por profesionales de la salud que desean formarse en el domino y la práctica de esta terapia manual.

El estrés, la falta de descanso, la mala alimentación, las malas posturas afectan al buen funcionamiento de nuestro organismo y pueden provocarnos todo tipo de dolencias en el sistema nervioso, muscular, en los órganos, en los huesos…. Y de esta alteración surge la patología, es decir, la enfermedad.

 

¿Cuándo surge la osteopatía craneal?

La osteopatía craneal (llamada también osteopatía sacrocraneal o terapia cráneo-sacral) es una técnica osteopática que nació en EEUU, en el año 1939 y fue creada por el Dr. William Gardner Sutherland, alumno de Andrew Taylor Still (padre de la osteopatía). Sutherland se dedicó a estudiar en profundidad los huesos del cráneo así como el movimiento que realizaban y cómo las formas de los cráneos y afectaciones de las diferentes estructuras del mismo influían en las disfunciones de sus pacientes.

Como explica la profesora Eva Guerra Valenzuela, coordinadora del departamento de Osteopatía de Philippus Thuban:

“Los huesos del cráneo articulan unos con otros a través de suturas (un tipo de articulación que se da sólo en el cráneo). Al nacer estas suturas no se encuentran soldadas (cráneo en estado de fontanelas). Esto es para que el cerebro pueda expandirse y crecer convenientemente, pero lo cierto es, que cuando estas suturas se cierran se quedan unidas por un tejido conjuntivo que le permite una cierta elasticidad y una pequeña cantidad de movimiento. Es evidente que es un movimiento extremadamente pequeño pero lo cierto es que el cráneo es flexible y tiene un cierto grado de deformación en su estructura”.

¿Cómo funciona la osteopatía craneal?

Entre el cerebro y los huesos del cráneo se encuentran unas envolturas llamadas meninges que rodean el cerebro, la médula espinal y desembocan en el sacro y por cuyo interior circula el líquido cefalorraquídeo (LCR). Para que este líquido circule el cerebro se contrae y se dilata de forma rítmica. A este mecanismo de contracción-expansión rítmica del cerebro, Sutherland le dio el nombre de “movimiento respiratorio primario”.

Respiratorio porque consta de dos fases (flexión o inspiración – extensión o espiración) como la respiración pulmonar, y primario porque existe antes de dicha respiración y desde que somos embrión” aclara Eva Guerra, “durante este proceso se produce: una fluctuación del líquido cefalorraquídeo (LCR), una movilidad de las meninges craneales y espinales, un movimiento de contracción-expansión del encéfalo y la médula, un cambio rítmico de tensiones en los diferentes huesos del cráneo y una movilidad involuntaria del sacro entre los ilíacos (que es donde se anclan las meninges en su extremo inferior)”.

La osteopatía craneal: liberación de las estructuras para recuperar el equilibrio y tratar el dolor

Al igual que hace la Osteopatía en cualquiera de las otras áreas del cuerpo, es decir, el objetivo del tratamiento es liberar las estructuras para que el cuerpo pueda aplicar su homeostasis y recuperar por sí mismo su equilibrio. Así, con técnicas muy sutiles, se intenta restaurar la circulación vascular, nerviosa y del LCR; recuperar la movilidad de los huesos, de las membranas del cráneo y de otras estructuras relacionadas; así como normalizar el ritmo del movimiento respiratorio primario.

De esta manera, la osteopatía craneal permite tratar dolencias muy diversas entre las que destacan: migrañas, cefaleas, vértigos y mareos; neuralgias del trigémino; afecciones de los órganos de los sentidos (como por ejemplo, acúfenos, sinusitis, trastornos de la fonación o tics en el ojo). También los problemas en la articulación de la mandíbula, los problemas de estrés y ansiedad, los trastornos relacionados con el sacro y con la espalda e incluso problemas somatoemocionales.

La osteopatía craneal, reconocida por la OMS

La Osteopatía craneal está incluida dentro de la Osteopatía, referenciada como medicina complementaria por la OMS (Organización Mundial de la Salud). La Osteopatía, está reconocida en países como EEUU, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y otros de nuestro entorno más cercano como Portugal, Francia, Italia, Suiza, Suecia, Dinamarca y Gran Bretaña, entre otros. Precisamente en este último país, la profesión de Osteópata fue reconocida formalmente por su Parlamento en 1993.

La Escuela Superior de Osteopatía de Philippus Thuban tiene un acuerdo el BCOM (Bristish College of Osteopathic Medicine) por el que sus alumnos pueden acceder a un nivel académico superior y obtener la titulación inglesa del BCOM y de la Universidad de Plymouth de Reino Unido. La Norma UNE-EN 16686 sobre “Prestación de servicios de asistencia sanitaria en osteopatía”, define los criterios profesionales, académicos y éticos de los profesionales de la osteopatía: “la metodología científica, el razonamiento clínico informado en la ciencia, la práctica clínica supervisada, la evaluación externa de alumnos y centros formativos, así como el desarrollo profesional continuado”. Esta Norma Europea UNE, aprobada por el Centro Europeo de Normalización (CEN), no está implementada en España, a pesar de estar publicada en el BOE (Boletín Oficial del Estado).

 

2018-06-05T13:10:53+00:00 junio 5th, 2018|Categories: Noticias Ph-Thuban, Osteopatía|Tags: |