La Kinesiología Integrativa es un método de salud que utiliza el diálogo entre el terapeuta y la persona a través del testaje muscular y las zonas reflejas situadas en el cuerpo y utiliza estas herramientas para analizar y corregir los desequilibrios nutricionales/bioquímicos, estructurales, emocionales/mentales y/o energéticos del ser humano.

En esta línea,  vamos a describir como la Kinesiología Integrativa puede ser una herramienta de consulta fundamental para identificar los problemas relacionados con la nutrición.

La Kinesiología Integrativa cuenta con diversas técnicas para explorar el estado nutricional de la persona. Utilizando los test kinesiológicos podemos identificar  excesos o deficiencias nutricionales de: proteínas, ácidos grasos esenciales, minerales, vitaminas, etc.

La Kinesiología Integrativa proporciona la capacidad de explorar las vísceras y los órganos, es decir, podemos identificar el mal funcionamiento de: estómago, hígado, páncreas, vejiga, intestinos y sus esfínteres, etc.

Hoy en día, observamos un aumento de las intolerancias alimentarias, ya sea por: nuestro estilo de vida, estrés, consumo de ciertos productos ultraprocesados, etc.

Pues bien, con la Kinesiología Integrativa somos capaces de identificar estas intolerancias alimentarias y de relacionar dichas intolerancias con la problemática que pueda tener la persona.

La Kinesiología Integrativa, mediante test específicos, aporta la capacidad de explorar el buen funcionamiento del sistema endocrino (hipotálamo, hipófisis, pineal, tiroides, timo, gónadas, etc.) y, si fuera necesario, testar suplementos para intentar corregir posibles desequilibrios.

¿Cómo utilizar la Kinesiología Integrativa a nivel nutricional?

Para explicarlo vamos a utilizar algunos ejemplos de los que se pueden dar en consulta.

Imaginemos a un naturópata que en consulta explore a una persona, después de realizar su protocolo específico de consulta, sospecha que la persona, por la razón que sea, está mal nutrida y además presenta problemas digestivos (malas digestiones, gases, acidez, hinchazón, etc.). Bien, es la hora de actuar.

Si el profesional sospecha que la persona puede tener deficiencia de algún nutriente, a través de los test musculares y de los puntos reflejos en el cuerpo correspondientes a cada uno de los nutrientes, puede averiguar y confirmar de qué nutriente se trata.

Si sospecha intolerancia, tan fácil como realizar un test específico de intolerancias mientras se expone a la persona al alimento al cual es intolerante, el cuerpo responderá de una manera muy clara cambiando el tono muscular.

De igual manera se pueden explorar un desequilibrio en las enzimas  digestivas o testar las temidas Cándidas y los suplementos adecuados para corregir el problema.

Hay un test kinesiológico específico e importantísimo a nivel nutricional, el test de flora intestinal. Con este test el profesional será capaz de evaluar el estado de la microbiota del paciente y, por supuesto, tendrá la posibilidad de testar diferentes suplementos  y ver cuál es el más adecuado para corregir el desequilibrio en la flora de cada paciente.

Imaginemos que el profesional quiere explorar órganos o vísceras concretas. Hay una relación entre cada órgano o víscera con un meridiano de acupuntura y con un  músculo asociado y, a través de ellos, se pueden explorar.

Si queremos trabajar el estómago, a través de su test kinesiológico específico, podemos identificar un mal funcionamiento que pueda provocar molestias, ardor o pirosis al paciente y, no sólo eso, tendríamos la posibilidad de  testar cuál es la mejor solución para ese problema, si fuera nutricional podríamos testar suplementos específicos para corregir el problema.

Si queremos trabajar el hígado, con su test específico veremos si hay algún desequilibrio y podremos testar suplementos de limpieza o drenaje específicos para el buen funcionamiento hepático.

Si queremos trabajar los intestinos, podemos testar flora, como hemos dicho antes, enzimas, la válvula ileocecal (importantísima para el buen funcionamiento intestinal), buscar una relación con las posibles intolerancias alimentarias y testar suplementos que devuelvan el equilibrio intestinal.

Vamos a suponer que el profesional se dedica al campo de la terapia manual, hay test específicos para encontrar desequilibrios en músculos, ligamentos, tendones y fascias; y que tienen una corrección nutricional con vitaminas o minerales específicos. Esto supone una gran ayuda dentro del campo de la terapia manual, ya que aumenta la efectividad de las sesiones y reduce las recaídas de los problemas musculares.

En Kinesiología Integrativa se trabaja con una premisa, no se hace nada que no sea prioritario, es decir, el propio paciente a través del testaje muscular, será el que indique al profesional cuál será la corrección adecuada en cada caso, lo que aumenta la seguridad y disminuye el tiempo de recuperación.

Por todo lo anterior, la Kinesiología Integrativa supone un complemento idóneo para los profesionales que utilicen la nutrición en consulta, como fisioterapeutas, osteópatas, naturópatas, acupuntores, etc., sin olvidar que la Kinesiología Integrativa es, en sí misma,  un completo método de salud, holístico, rápido, eficaz y de fácil aprendizaje para aquellas personas que ya trabajan en el ámbito de la salud y quieran utilizar esta herramienta complementaria.

Prof. Raúl Martín Díaz.

  • Diplomado en enfermería.
  • Experto Universitario en Kinesiología Neuroholística.
  • Titulado Superior en Osteopatía.
  • Profesor de Naturopatía en Grupo Thuban.

¿Qué te aporta estudiar Kinesiología Integrativa?

¿Sabías que la kinesiología puede ayudar a ajustar el reloj biológico de tu organismo?

¿Sabías que la kinesiología puede ayudar en el tratamiento de los terrores nocturnos?

¿Sabías que la kinesiología puede ayudar en el diagnóstico y tratamiento de problemas en las relaciones sexuales?