Información y recomendaciones elaboradas por nuestra Escuela Superior de Naturopatía.

En los últimos tiempos está habiendo un auge por el interés en los tratamientos naturales o el uso de plantas para tratar dolencias o problemas que otro tipo de medicina no puede solucionar o su solución tiene muchos efectos secundarios. Por ello, vamos a hablar de la fitoterapia y sus ventajas frente a los medicamentos sintéticos.

Debido a las últimas campañas que desprestigian el uso de la medicina natural a causa de que supuestamente no tiene evidencia científica, vamos a aclarar algunos conceptos para poder esclarecer algunas desinformaciones que puedan causar confusión. Ya que la elección de tratamiento siempre debe de ser libre y del propio paciente, es decir, el paciente siempre tiene la libertad de elegir su tratamiento y para ellos es necesario conocer conceptos básicos sobre los tipos de tratamientos.

Vía: Escuela de postgrado en Medicina y Sanidad

Se dice que la medicina natural no tiene evidencia científica. El problema surge cuando queremos comparar los efectos terapéuticos de las plantas frente a los medicamentos sintéticos porque la cuestión no es que no exista evidencia científica de las plantas (tenemos estudios clínicos que avalan su efecto terapéutico), si no que no disponemos de los estudios necesarios que comparen los efectos a corto y largo plazo y la eficacia de las plantas frente a los medicamentos sintéticos. Porque para estos estudios se necesita una gran inversión económica y evitar los intereses comerciales. Debemos recordar que las plantas no tienen patente y la inversión económica que necesita un fármaco es enorme.

Vía: Equisalud

Por otro lado, el Dr. LEE Jong-wook, exdirector General de la OMS, dice: «La OMS apoya el uso de las medicinas tradicionales y alternativas cuando éstas han demostrado su utilidad para el paciente y representan un riesgo mínimo». La OMS también establece que: «Pero a medida que aumenta el número de personas que utiliza esas medicinas, los gobiernos deben contar con instrumentos para garantizar que todos los interesados dispongan de la mejor información sobre sus beneficios y riesgos.»

Aclarado esto, vamos a definir lo qué es la fitoterapia.

La fitoterapia es la ciencia que estudia el uso de las plantas medicinales y productos de origen vegetal con una finalidad terapéutica, en modo preventivo, curativo o para disminuir los efectos que produce una patología.

También debemos recordar que muchos de los fármacos de la actualidad provienen de plantas medicinales.

La fitoterapia actual se basa en el método científico basado en la farmacognosia (parte de la farmacia que estudia los medicamentos naturales). Se investigan todos aquellos compuestos químicos presentes en las pantas que tienen un efecto terapéutico, llamados principios activos.

¿Cómo se comprueba todo esto?

Todos los ensayos están llevados a cabo in vitro, luego en animales de experimentación y finalmente en pacientes concretos. Después de todo esto se consiguen establecer las propiedades fitoterapéuticas de un fitofármaco.

Ventajas de la fitoterapia

  • Menos efectos secundarios que los fármacos. Muchos estudios confirman que determinadas plantas son igual de efectivas que los fármacos sintéticos, pero carecen de tantos efectos secundarios o aparecen con una probabilidad menor. Como por ejemplo la cúrcuma, que posee grandes propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, anticancerígenas, antiartríticas, antienvejecimiento y antimicrobianas comprobadas científicamente, pero constatado como un complemento seguro cuya toxicidad es escasa y los efectos secundarios no son muy comunes frente a otros fármacos con el mismo efecto terapéutico. O incluso la berberina, que ha demostrado tener un efecto reduciendo el colesterol como las estatinas, pero sin sus efectos secundarios.

Vía: Futura Sciences

  • Riqueza de componentes y efectos terapéuticos. Una planta puede tener más de un efecto terapéutico gracias a su riqueza en principios activos y componentes. Como por ejemplo la artemisa.
  • La accesibilidad a las plantas medicinales es mucho mayor para todo el mundo incluidos los países en vías de desarrollo. Además, incluirlas en el sistema de salud nacional supondría un ahorro en el coste que supone proporcionar medicación a la población.
  • La ciencia de la spagyria nos ofrece complementos formulados a base de plantas que trabajan todos los planos del individuo, no sólo el físico. Lo cual nos potencia el tratamiento.

Entre los inconvenientes de la fitoterapia encontramos que pueden tener un efecto menor que los fármacos sintéticos, lo cual no significa que no sean efectivos, si no que como tienen concentraciones menores para garantizar su seguridad, necesitamos un tiempo más prolongado de uso para poder obtener el mismo efecto. Y también existe una falta de información reglada sobre los tratamientos con fitoterapia en muchos países. Por ello, si vamos a utilizar la fitoterapia como tratamiento único o complementario, debemos ponernos en manos de una profesional cualificado y competente que presente un conocimiento adecuado para tratar con fitoterapia que nos pueda aconsejar bien.

Por todas estas razones, el uso adecuado de la fitoterapia es una herramienta segura, que nos puede ofrecer garantías a la hora de tratar enfermedades como terapia única o complementaria a nuestro tratamiento.

La medicina natural y la medicina alopática nos muestran que pueden ir de la mano perfectamente y aportar al individuo tratamientos más completos, seguros y efectivos si actúan de forma complementaria.

 

Precauciones

Aunque la fitoterapia sea más segura que un fármaco sintético, debemos recordar que existen ciertas plantas que presentan cierta toxicidad o podemos tener hipersensibilidad alguno de sus componentes. Siempre ponerse en manos de un experto en la materia para pedir consejo sobre un tratamiento.


Información elaborada por Elena Cerro, colaboradora de la Escuela Superior de Naturopatía del Grupo Thuban.