La inducción miofascial para mejorar la calidad de vida de los pacientes con fibromialgia

//La inducción miofascial para mejorar la calidad de vida de los pacientes con fibromialgia

La Fibromialgia (FM) se trata de una mialgia crónica que por definición afecta a tres o cuatro cuadrantes del cuerpo, de etiología desconocida, que se caracteriza por la presencia de dolor crónico generalizado y sensibilidad muscular. Los pacientes experimentan tanto alodinia (dolor ante un estímulo que normalmente no es doloroso) e hiperalgesia (dolor intenso inapropiado de un estímulo doloroso). Otros síntomas asociados son trastornos del sueño y fatiga, cefaleas, rigidez matutina, depresión y la ansiedad, síndrome del colon irritable, y otros síntomas pelvicos.

La fascia se puede considerar como una de las formas del tejido conectivo más extensas del cuerpo, capaz de organizar, separar y asegurar la autonomía de cada músculo y víscera, estableciendo las relaciones espaciales entre ellos y formando, de este modo, una especie de ininterrumpida red de comunicación corporal.

¿Por qué surge la fibromialgia?

En los pacientes con FM, hay algunos estudios que hablan sobre una disfunción a nivel del tejido conectivo intramuscular, cuyos resultados postulan que existe una inflamación fascial, que desencadena un estímulo nociceptivo periférico. Este mal funcionamiento del mecanismo antinociceptivo descendente puede acabar instaurando un proceso de sensibilización central en la FM, que consiste en que las neuronas responden a todo tipo de estímulos incluso no dolorosos. Otras investigaciones con biopsias del tejido fascial revelan un aumento de la cantidad de colágeno y mediadores inflamatorios en el tejido conectivo que rodea a las células musculares.

Tratamiento de la fibromialgia con otras terapias complementarias

Por ello, este trastorno de dolor músculo-esquelético crónico, necesita de una terapia multidisciplinar que ayude no solo a corto plazo, sino que pueda mantener los beneficios a medio y largo plazo.

El tratamiento farmacológico como antinflamatorios no esteroideos (AINES), relajantes musculares, antidepresivos, sedantes y opioides no ayudan en muchos casos a la disminución del dolor, pero si del sueño, fatiga, y bienestar.

FIbromialgia

Por este motivo, se necesitan mayores esfuerzos para mantener los beneficios a largo plazo. La inducción miofascial junto con otras terapias físicas complementarias, han demostrado que tras unas semanas de tratamiento se obtienen mejorías significativas que se mantienen a largo plazo (6 meses postintervención) en: menor número de puntos sensibles, disminución del dolor según la EVA y mejoras en el sueño y fatiga.

Con un tratamiento multidisciplinar mantenido en el tiempo se puede conseguir mejorar el bienestar emocional y calidad de vida del paciente, así como sus síntomas y su función a corto, medio y largo plazo.

Prof. Verónica López de la Fuente.
Profesora de Osteopatía de Philippus Thuban.
2018-07-10T12:42:23+00:00julio 10th, 2018|Categories: Otras Terapias Naturales|Tags: |