Parte II: Dolor pélvico crónico: factores biológicos

Factores biológicos: Mecanismos


El CPP puede implicar una serie de mecanismos diferentes:

  1. Mecanismos continuos de dolor somático/visceral agudo (como los asociados con inflamación o infección).
  2. Mecanismos de dolor crónico, que involucran especialmente el sistema nervioso central (SNC)
  3. Respuestas y mecanismos emocionales, cognitivos, conductuales y sexuales

En una pequeña proporción de casos de CPP, pueden ser responsables las condiciones que producen traumatismos recurrentes, infección o inflamación continua. Una vez que se han excluido, las investigaciones rara vez son útiles y pueden ser perjudiciales. Los mecanismos agudos del dolor, activados por un evento nociceptivo, y la activación directa de los transductores periféricos del nociceptor conducen a la sensibilización de esos transductores aumentando la señalización aferente. Los llamados “aferentes silenciosos” también pueden activarse y, aunque todos estos son mecanismos de dolor agudo, el aumento de la señalización es a menudo un desencadenante de los mecanismos de dolor crónico que continúan en ausencia de patología periférica.

El aumento de la sensibilidad del transductor periférico puede deberse a:

  1. Modificación del tejido periférico que expone los transductores a una mayor estimulación periférica.
  2. Aumento de los productos químicos que estimulan los receptores del transductor.

Imagen: Maddern J, Grundy L, Castro J and Brierley SM (2020) Pain in Endometriosis. Front. Cell. Neurosci. 14:590823. doi: 10.3389/fncel.2020.590823

Factores biológicos: Neurofisiología del dolor

Hay pocos modelos que integran factores psicológicos en el mantenimiento de CPP con la comprensión neurobiológica actual, pero los que existen son de alta calidad. La ansiedad relacionada con los síntomas y la amplificación del dolor central pueden estar cuantificamente relacionadas, como en el síndrome del intestino irritable. Se ha demostrado la presencia de sensibilización central en la endometriosis sintomática; se ha demostrado la disminución del grosor cortical, especialmente en el tálamo, en mujeres con dolor pélvico; los cambios centrales (SNC), evidentes en la dismenorrea se reconocen cada vez más como un riesgo para el dolor pélvico femenino. Esto sugiere que los diversos mecanismos de facilitación, amplificación y fracaso de la inhibición, no deben ser vistos como una simple relación entre los hallazgos físicos, el dolor experimentado, la angustia resultante y la restricción de las actividades; todo es mucho más complicado.

Factores biológicos: Sexo

La función sexual es parte de la sexualidad humana, siendo los otros el concepto y las relaciones sexuales. La sexualidad saludable es una parte positiva y que reafirma la vida del ser humano. Con el fin de experimentar el confort óptimo y la satisfacción intacta, se necesitan procesos sensoriales y motores capaces de moverse con facilidad. El dolor crónico puede obstaculizar el acto y afectar la capacidad de respuesta. La CPP se puede asociar específicamente al dolor que puede ser inhibidor.

Durante las diferentes fases del sexo, diferentes partes del cerebro y la médula espinal están activas y la CPP puede causar alteraciones en estos mecanismos cerebrales y de la médula espinal. Durante la fase de deseo, el impacto del miedo relacionado con el dolor y el dolor en los “centros de placer” del cerebro puede disminuir el deseo y llevar a las personas a desinteresarse. Sin embargo, tener relaciones sexuales puede aliviar el dolor en algunos pacientes con CPP. Durante la excitación, el dolor puede conducir a la reversión de los cambios que hacen que el acto sea posible/cómodo; erección en hombres y lubricación en mujeres. Los mecanismos de la médula espinal que hacen que los músculos genitales se contraigan durante el orgasmo pueden verse afectados por el dolor.

El suelo pélvico de los hombres y las mujeres parece tener algún impacto en la función sexual, aunque el papel exacto no está claro. Factores fisiológicos como la fatiga, las náuseas y el dolor en sí pueden causar disfunción sexual. Los medicamentos para el dolor (opioides, y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, SSRI) también pueden disminuir la libido y retrasar la eyaculación en los hombres. Al evaluar la experiencia del dolor y evaluar los resultados de los tratamientos, la función sexual, debe ser una aspecto importante a analizarse en las personas con CPP.

Las disfunciones sexuales resultantes de la CPP deben ser abordadas y evaluadas por los profesionales de la salud desde una perspectiva biopsicosocial.

 

Prof. Dr. Antonio Ciardo, BSc (Hons) Ost Med, DO, PG Med, MBA

Codirector de la Clínica Thuban

Escuela Superior de Osteopatía

Profesor del curso online de Introducción al cuidado de la salud basado en la evidencia

Profesor del curso online de Gestión del dolor crónico y persistente


Referencias principales

  • Latthe, P. et al. 2006. WHO systematic review of prevalence of CPP: a neglected reproductive health morbidity. BMC Public Health 6, p. 177.
  • Mehik, A. et al. 2000. Epidemiology of prostatitis in Finnish men: a population-based cross-sectional study. BJU Int 86(4), pp. 443-448.
  • Williams, R. E. et al. 2004. Documenting the current definitions of CPP: implications for research. Obstet Gynecol 103(4), pp. 686-691.

Factores biológicos: Bibliografía recomendada

  • Abrams PA, Baranowski AP, Berger RE, et al. A new classification is needed for pelvic pain
  • As-Sanie S, Harris RE, Napadow V, et al. Changes in regional gray matter volume in women with CPP: A voxel-based morphometry study. Pain. 2012 May;153(5):1006-14.
  • Bajaj P, Bajaj P, Madsen H, et al. Endometriosis is associated with central sensitisation: a
  • Baranowski AP, Abrams P, Berger RE, et al. Urogenital pain–time to accept a new approach to phenotyping and, as a consequence, management. Eur Urol 2008 Jan;53(1):33-6
  • Berkley KJ, McAllister SL. Don’t dismiss dysmenorrhea! Pain. 2011 Sep;152(9):1940-1
  • Berman SM, Naliboff BD, Suyenobu B, et al. Reduced brainstem inhibition during anticipated visceral pain correlates with enhanced brain response to the visceral stimulus in women with irritable bowel syndrome. J Neurosci. 2008 Jan;28(2):349-59.
  • Cervero F, Laird JM. Understanding the signaling and transmission of visceral nociceptive events. J Neurobiol. 2004 Oct;61(1):45-54.
  • Engeler D, Baranowski AP, Borovicka J, Cottrell A, Dinis-Oliveira P, Elneil S, Hughes J, Messelink EJ, van Ophoven A, Reisman Y, de C. Williams AC. Guidelines on CPP. European Association of Urology, 2014.
  • Latthe P, Mignini L, Gray R, et al. Factors predisposing women to CPP: systematic
  • Linley JE, Rose K, Ooi L, et al. Understanding inflammatory pain: ion channels contributing to acute and chronic nociception. Pflugers Arch. 2010 Apr;459(5):657-69.
  • Malykhina AP. Neural mechanisms of pelvic organ cross-sensitisation. Neuroscience. 2007 Nov;149(3):660-72.
  • McMahon SB, Dmitrieva N, Koltzenburg M, et al. Visceral pain. Br J Anaesth 1995 Aug;75(2):132-144
  • Nazif O, Teichman JM, Gebhart GF, et al. Neural upregulation in interstitial cystitis. Urology. 2007 Apr; 69(4 Suppl):24-33.
  • Petersen M, Segon von Banchet G, Heppelman B, et al. Nerve growth factor regulates the expression of bradykinin binding sites on adult sensory neurons via the neurotrophin receptor p75.Neuroscience. 1998 Mar;83(1):161-8.
  • Pezet S, McMahon SB. Neurotrophins: mediators and modulators of pain. Annu Rev Neurosci. 2006;29:507-38.
  • psychophysical controlled study. J Pain 2003 Sep;4(7):372-80.
  • review. BMJ. 2006 Apr;332(7544):749-55.
  • Rygh LJ, Tjølsen A, Hole K, et al. Cellular memory in spinal nociceptive circuitry. Scand J Psychol. 2002 Apr;43(2):153-9.
  • Slocumb JC. Neurological factors in CPP: trigger points and the abdominal pelvic pain syndrome. Am J Obstet Gynecol. 1984 Jul;149(5):536-43.
  • syndromes–are existing terminologies of spurious diagnostic authority bad for patients? J Urol 2006 Jun;175(6):1989-90 [No abstract]
  • Warren JW, Langenberg P, Clauw DJ. The number of existing functional somatic syndromes (FSSs) is an important risk factor for new, different FSSs. J Psychosom Res. 2013 Jan;74(1):12-7.