Casos clínicos resueltos con el método de acupuntura de la tortuga celestial

/, Medicina Tradicional China/Casos clínicos resueltos con el método de acupuntura de la tortuga celestial

La “Tortuga celestial”  es un método de acupuntura abdominal  basado en la teoría de “Distribución de Qi por el ombligo” y en la  “Teoría de microsistemas”.

Entre las múltiples patologías para las que está indicado este método, cabe destacar las que son crónicas o difíciles de resolver. Y es especialmente exitoso en patologías osteomusculares y osteoarticulares  como artritis, artrosis, espondilopatías, hernias discales, lumbociáticas,  epicondilitis, epitrocleitis, esguinces, etc…

Así lo confirma y lo ilustra Javier Barañano, profesor del departamento de Medicina Tradicional China de Philippus Thuban, terapeuta con amplia experiencia en acupuntura y moxibustión y especialista médico en acupuntura analgésica y estética así como en microsistemas de acupuntura.

A continuación Javier Barañano expone algunos de los muchos casos que ha tenido en su consulta y en los que la “tortuga celestial” ha tenido muy buenos resultados.

Enrique M. (edad 78 años), acude a consulta por  lumbociática izquierda desde hace 2 años en sucesivas crisis cada vez más largas, siendo la última de más de dos meses de duración y que cursa con dolor intenso que le incapacita para andar y desarrollar su actividad normal.  Escoliosis lumbar derecha, con cambios degenerativos asociados. Discreta estenosis del canal en L3/L4 de causa multifactorial. Estenosis foraminales en todos los segmentos desde L1 a S1. Pequeña hernia focal L5/S1 lateralizada a la derecha con estenosis del receso lateral derecho. El dolor no remite con antioinflamatorios ni infiltraciones y no encuentra solución en la medicina convencional.

Pautamos, en principio, una sesión de “tortuga celestial” a la semana y emplazamos el cambio de pauta según resultados.

  • 1ª sesión: Mejoría muy notable 2 días después de la sesión. Puede caminar con cierta precaución e incluso ha podido conducir, algo que no hacía desde el principio de la última crisis. A veces tiene disestesias y espasmos en pie izquierdo.
  • 2ª sesión:  El dolor de ciática ha desaparecido pasando a ser molestia que se acentúa cuando anda demasiado tiempo o está demasiado tiempo sentado en una misma posición. Tiene agujetas en ambas piernas. Han desaparecido las disestesias y espasmos.
  • 3ª sesión a 7ª sesión: el dolor de ciática ha desaparecido por completo quedando una ligera molestia cuando anda demasiado y una ligera lumbalgia en determinados movimientos.
  • 8ª sesión: nota alguna molestia ligera cuando anda rápido, cuando está tiempo sentado y cuando está tumbado con las piernas en mala posición. Ha vuelto a hacer ejercicio. Hace vida absolutamente normal.

A partir de la 8ª sesión, pautamos una sesión de control al mes sin que en la actualidad y después de casi 2 años desde la primera sesión haya vuelto a sufrir ninguna nueva crisis lumbociática.

Enrique M.

María Paz C. (edad 72 años), acude a consulta por artrítis reumatoide en un estado muy avanzado. Factor reumático 900/50. Proteína reactiva positiva. Deterioro articular muy severo en manos, muñecas, pies y tobillos. Inflamación y deterioro articular en ambas rodillas, Edemas con fóvea en ambas piernas. La deformación en las articulaciones de dedos , muñecas, tobillos y rodillas producida por la inflamación de la membrana sinovial le ha provocado pérdida de capacidad para realizar movimientos y sus tareas cotidianas tales como ir a la compra, cocinar, limpiar, etc. El dolor de rodillas es tan intenso que en ocasiones le imposibilita andar. La degeneración paulatina sucede en episodios denominados brotes, en los que la inflamación en articulaciones cursa con dolor intenso incapacitante, estos brotes suelen ser cada 8 a 15 días.

Pautamos una sesión semanal durante 12 semanas para preparar el terreno y posteriormente iniciar tratamiento sintomático con tortuga celestial.

En estas primeras sesiones conseguimos que los edemas de ambas piernas remita, que el estado general de la paciente mejore a nivel físico y emocional, que el dolor disminuya algo en  intensidad aunque no en frecuencia ya que de momento no conseguimos frenar los brotes.

En la 13ª semana comenzamos con la aplicación de sesionas de tortuga celestial cada 15 días durante 4 meses (8 sesiones) y en las tres primeras sesiones conseguimos que el dolor de rodillas remita por completo y no tenga nuevos brotes. En pies y manos conseguimos frenar en más de un 50% el número de brotes así como la intensidad del dolor.

Viendo los resultados obtenidos mantenemos la pauta de una sesión cada 15 días en las que hemos ido alternando unas sesiones de tortuga celestial para manos y pies (para las rodillas hacemos una sesión de control cada 2 a 3 meses) con otras sesiones de acupuntura general para ir tratando los diversos factores de la patología. Tras más de 3 años de tratamiento continuado, en sesiones cada 15 días, hemos conseguido que se den solo entre 3 a 5 brotes al año y que la degeneración se haya frenado notablemente, pudiendo realizar la paciente una vida relativamente normal.

María Paz C.

Juan José G. (edad 55 años) acude a consulta, tras sufrir una fuerte caída, por un dolor lumbar muy intenso, agudo, interno (cara anterior de la columna vertebral), irradiado a ingle y constante. Aumenta  sobre todo en espiración forzada y en los movimientos de extensión y lateralización derecha de la columna vertebral. Diagnosticado por traumatología (medicina convencional) con resonancia magnética, como  rotura por aplastamiento del borde de los cuerpos vertebrales L4 y L5. Tratamiento con antiinflamatorios hasta que desaparezca el dolor, benzodiacepinas para el insomnio debido al dolor y corsé ortopédico durante 3 meses para posterior valoración.

Pautamos una sesión de tortuga celestial a la semana.

  • 1ª sesión: Notable mejoría del dolor. Le duele, sobre todo, al incorporarse desde posición de decúbito supino, al estar algún tiempo de pie y al estar sentado mucho tiempo. Tiene dolor agudo en algún movimiento.
  • 2ª sesión: Ha notado mucha mejoría en el dolor, ya solo es molestia y algún dolor lumbar pero no tiene el dolor agudo.
  • 3ª y 4ª sesiones: Mejoría de dolor, solo tiene molestias y dolor en el lado izquierdo al incorporarse de posición decúbito supino.
  • 5º sesión: El paciente ha decidido bajo su responsabilidad dejar de utilizar el corsé, por las mañanas se levanta prácticamente sin dolor y lo único que le incomoda  es un ligero dolor lumbar si está mucho tiempo de pie. En revisión  traumatológica (medicina convencional) le realizan una nueva resonancia magnética
  • 6º sesión: Al día siguiente de esta sesión le dan los resultados de la nueva resonancia magnética y las fracturas están completamente soldadas sin haber signos de aplastamiento, le dan el alta en traumatología (medicina convencional).
  • 7º sesión: No tiene ningún dolor por lo que no realizamos más sesiones.

Hemos conseguido en 6 semanas recuperar una rotura ósea que en traumatología (medicina convencional) estimaban recuperar en 12 semanas en el mejor de los casos.

[/fusion_text]
Juan José G.
2018-11-23T08:31:33+00:00noviembre 20th, 2018|Categories: Acupuntura, Medicina Tradicional China|Tags: , , |